Certificaciones

Management súper-estratégico de proyectos

por certificacionpm

El éxito de un proyecto se mide en términos de valor de negocio y es a partir de ese momento en que ya no hablamos de métricas sino de KPIs.

La evolución que experimenta la figura de un director de proyectos en este escenario se intuye importante. Si ya a finales de los ’90 el Modelo de Madurez en dirección de proyectos a nivel organizativo (OMP3) permitiría explorar los vínculos entre proyectos, programas y prácticas en la empresa, cobra, este vínculo, recientemente, en estándares como el PMBOK®, en su 5 edición, un carácter explícito en consonancia con normas como la ISO21500

Este cambio de escenario tiene muchas implicaciones para el director de un proyecto. No hay duda de que hemos pasado de un director-gestor a un director-estratégico (director 2.0). Pero a la luz de la variedad de metodologías de dirección de proyectos (en cascada, ágiles, lean o extreme, entre otras), de recursos para la gestión (Kanban, pilas de sprint, de producto) o técnicas de seguimiento y control como la del Valor Ganado está claro que lo que se le pide al director de proyectos va más allá de estar alineado con la empresa.

De ahí que ya no hablemos sólo en términos de dirección estratégica, sino como juego de palabras, de una dirección super-estratégica que requiere de directores todo-terreno, motivados, curiosos, responsables, adaptativos e innovadores, conscientes de su responsabilidad para con la empresa pero también de la exigencia de ésta y del mercado para con ellos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.