Actualidad

El triangulo del talento y las certificaciones del PMI

por Carmen

Te contamos las tres partes del triángulo del Talento:

Triángulo del talento 1. Conocimientos técnicos del director de proyectos.

El director del proyecto ha de saber sobre aspectos técnicos de la dirección de un proyecto: cuáles son los factores críticos para el éxito, cómo estimar y controlar un cronograma, un presupuesto…; debe también poder adaptar (tailoring) la Guía del PMBOK®, según el enfoque más adecuado; tendrá que conocer sw y herramientas de planificación, formas de gobierno de proyectos, qué es un ciclo de vida…

Triángulo del talento 2. Conocimiento de negocio y estratégico

Como ya hemos dicho, el proyecto surge en un contexto de empresa y mercado concretos. Si queremos que la dirección de nuestra empresa entienda nuestro proyecto, hemos de hablar su mismo lenguaje, comprender el valor que aporta nuestro proyecto al negocio, qué posición ocupamos en el mercado… Para ello tenemos que hablar con el esponsor, otros miembros de la empresa, la dirección… mantener los ojos abiertos para conocer las tendencias… Además tenemos que ser capaces de explicar a nuestro equipo y a los stakeholder cómo se integra nuestro proyecto en la estrategia de la empresa, su misión, visión, valores… Nos ayudará conocer sobre: modelos de negocio, análisis competitivo, relaciones con el cliente, estándares de nuestra industria, planificación estratégica…

Triángulo del talento 3. Habilidades de liderazgo

Las competencias se describen como aquellas habilidades y capacidades requeridas para completar las actividades asignadas dentro de un proyecto.

Liderar es diferente a gestionar un equipo. El liderazgo tiene más que ver con una forma inspiracional de hacer que el equipo nos siga. Para ello necesitaremos habilidades interpersonales, para motivar y crear equipo. Las habilidades interpersonales, conocidas también como “habilidades blandas”, hacen referencia a la capacidad del director del proyecto para hacer que el equipo obtenga buenos resultados, limando asperezas y motivándolo, de forma que cada profesional ofrezca lo mejor de sí mismo en favor del proyecto. Dentro de las habilidades interpersonales más demandadas en un director de proyectos encontramos:

  • El liderazgo. Es determinante en las fases iniciales del proyecto y puede ir variando a medida que se avanza en el proyecto, pero un director siempre ha de ser un líder para su equipo.
  • La influencia. La capacidad de un director de proyectos para influir en los interesados resulta vital para el éxito del mismo. Influir en los interesados implica desarrollar un tipo de habilidades específicas como la persuasión, la escucha activa o la consolidación de relaciones basadas en la confianza y en la transparencia.
  • La toma de decisiones. A un director de proyectos se le demanda que sea capaz de mantener un rumbo y que las decisiones que vaya tomando estén alineadas con ese objetivo.
  • Habilidades de comunicación, negociación y resolución de conflictos. La comunicación está en la base de toda relación. Dentro de un proyecto se entiende que la comunicación tiene una dimensión interna, hacia el equipo y otra externa, hacia los interesados. En ambos casos se pide a la dirección del proyecto que muestre sus habilidades de síntesis, de claridad expositiva o incluso de discurso pedagógico.
  • Sensibilidad cultural. En un contexto geopolítico como el actual, los equipos virtuales y la posibilidad de que sus miembros procedan de diferentes países o culturas hacen necesaria una sensibilidad especial que tolere la diferencia y promueva valores de grupo, buscando en el objetivo final el nexo de unión.
  • Habilidades para manejar la información. Si bien la información y su gestión son determinantes para que un proyecto tenga éxito, un director de proyectos debe tener una madurez especial para detectar la información que es sensible y que no debe circular abiertamente. Datos de negocio, notas sobre la competencia o sobre su propio equipo, no siempre es necesario que las conozcan todos los interesados.
  • Capacidad de adaptarse a los cambios. A lo largo del material de estudio, verás que si bien la dirección de proyectos tiene una base metodológica y procedimental que nos hace estar seguros de cada paso que vamos a dar, también se trata de una disciplina que asume el cambio como una constante del proyecto, del proceso.

Extracto del curso: Curso de preparación a la certificación PMP®

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.