Formación

El proceso de certificación. Cuestión de compromiso personal

por certificacionpm

Usted ya es elegible por el PMI, tiene todo el material necesario sobre su mesa, el PMBOK, un simulador y mucha ilusión pero también mucha incertidumbre. ¿Podré aprobar el examen? ¿cuántos intentos necesitaré? ¿podré compaginar el estudio con mis tareas diarias? ¿y si lo dejo para otro momento? Todas estas preguntas y más le rondarán la cabeza las primeras semanas de estudio. A todos nos ha pasado.

No obstante, el hecho de que se esté formulando estas preguntas demuestra que es usted un profesional comprometido, realista y muy humano pues más allá de la alegría inicial de sabernos elegidos por el PMI en este momento comenzamos a ser conscientes del volumen de estudio que necesitamos para seguir con nuestra planificación; además, si ojeamos el PMBOK o cualquier otro manual de estudio quedaremos abrumados por la terminología y, sin duda, el nombre de tantos procesos comenzará a confundirnos. En este momento es usted quien decide seguir, apostar por un futuro mejor, más reconocido y profesional o posponer su decisión para tiempos mejores.

Pautas que pueden ayudarle en su proceso de certificación

  • Busque su motivación personal

A cada uno de nosotros nos gustan, nos atraen y nos motivan cosas diferentes. Para estar alineado con el estudio y con el programa que tenemos frente a nosotros basta con tener claro qué creemos que nos va a aportar la certificación PMP, por qué creemos que hemos de tenerla. Las respuestas a esta pregunta son infinitas, tantas como intereses personales, y entre ellas no es poco frecuente encontrar quien se certifica porque quiere progresar en su empresa, porque quiere dirigir mejor, porque quiere ganar mayor salario, porque siente curiosidad o porque se lo exigen.

  • Enfoque el estudio como un período de aprendizaje

El período de estudio de la certificación es muy intenso y puede variar dependiendo de la dedicación que tengamos, pero por lo general no suele ser un tiempo de estudio exclusivo inferior a 8 semanas ni superior a las 20. Serán semanas duras, en las que tendremos que renunciar a nuestro día a día, a la vida social y a la familiar. Sin duda es un coste personal importante pero que hemos de enfocar como acotado en el tiempo y con una proyección que recompensará tanto esfuerzo.

  • Tenga presente que la certificación PMP no evalúa sus conocimientos como director o gestor de un proyecto sino sus conocimiento de la dirección y de la gestión de proyectos según la metodología PMP

Al comienzo del estudio no intente proyectar su conocimiento sobre el material de estudio, pues podría sentir que hay algunas discrepancias. No se desanime si usted no ve utilidad a su conocimiento actual, verá cómo tras una lectura sosegada del material de estudio su conocimiento y los principios de la certificación están más cerca de lo que pensaba. Esté dispuesto a aprender e incluso modificar su enfoque de la dirección de proyectos.

  • No quiera aprenderlo todo con la primera lectura

El proceso de aprendizaje es incremental, iterativo. Al estudiar la certificación vamos abordando las diferentes áreas de conocimiento que nos exigen en el examen. Sólo al finalizar todo el temario seremos capaces de ver la globalidad de lo que significa dirigir un proyecto. El conocimiento se habrá ido instalando en nosotros de forma incremental, a pasos. Una de las mayores satisfacciones de un PMP es sentir que tiene una visión global del proyecto, que lo controla y que nada se le escapa, que incluso puede manejar correctamente los cambios que no estaban previstos. Para tener esta visión necesitamos ir poco a poco incrementando nuestro conocimiento de la certificación.

  • Traslade conceptos teóricos a la realidad de su vida

Estamos rodeados de proyectos, a veces somos parte interesada en ellos, otras los directores, tal vez sin saberlo, coordinamos equipos, planificamos tareas y hacemos presupuestos. Y todo esto en nuestra vida, en la cotidianeidad de planificar unas vacaciones, comprar un coche o escoger el colegio de los niños. De hecho, sabemos mucho más de lo que significa dirigir un proyecto y hacerlo bien, de lo que nos imaginamos. Ser conscientes de ello nos permite desmitificar la certificación y entender su aplicación práctica desde el primer momento.

  • Disfrute de aprender. Abrace el esfuerzo que le queda por delante

El objetivo final de su proceso de estudio es que usted se certifique PMP, pero ya que el proceso le va a suponer un esfuerzo, disfrute de sus pequeños logros, celebre los grandes, aplique cada mínimo avance a un proyecto que está liderando o simplemente comience a identificar en su empresa y en su vida los conceptos que va aprendiendo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.