Sin categoría

“Construcción 4.0: Nuevos retos para el Project Manager en la edificación” por Carlos Pampliega

, por Claudia
  El estado actual de un sector muy tradicional. El sector de la Construcción sigue considerándose un ámbito tradicional. No sólo por la tecnología utilizada en los procesos de edificación, que no han cambiado sustancialmente en los últimos decenios, sino también porque la Arquitectura afecta a la forma que tenemos de vivir los espacios y […]

 

El estado actual de un sector muy tradicional.

El sector de la Construcción sigue considerándose un ámbito tradicional. No sólo por la tecnología utilizada en los procesos de edificación, que no han cambiado sustancialmente en los últimos decenios, sino también porque la Arquitectura afecta a la forma que tenemos de vivir los espacios y relacionarnos con la sociedad. De tal forma que lo que entendemos por “vivienda”, “hogar”, o “espacio de trabajo”, está profundamente arraigado en lo más profundo del subconsciente común. Se trata por tanto, de una industria muy conservadora en la que cualquier cambio se observa con cautela.

Sin embargo, parece que la sociedad esté avanzando más deprisa que la industria que genera sus refugios y hogares. Tenemos que preguntarnos si en la sociedad digital, donde las personas no trabajan en los mismos lugares que hace 10 años, ni nos relacionamos de la misma manera, ésto tiene un reflejo en los espacios que habitamos. La innovación y las nuevas tecnologías han cambiado la forma en que vivimos, pero no tienen un impacto en los espacios, la estética y la Arquitectura. Parece evidente que la Arquitectura y la Construcción deberían poder adaptarse a esta sociedad digital.

Para hablar de innovación en la construcción deberíamos tener en cuenta que se trata de un sector totalmente regulado por múltiples factores y normativas. Cualquier iniciativa en la construcción depende de factores externos como normativas, legislación, licencias, financiación, mercado, economía,… pero también social, estética, política, histórica. Éste es un negocio con demasiada inercia, y donde los temas y preocupaciones no varían mucho. Al igual que hace 10 años, antes de la crisis y la burbuja inmobiliaria española, el tema recurrente en todas las reuniones sigue siendo la posibilidad de acceder al mercado del suelo. Nos podría parecer un tema imprescindible para poder construir viviendas, pero no deja de ser un tema demasiado “antiguo”. Sin embargo, otros aspectos como la Innovación en la construcción quedan con una importancia relativa. En los años de máximo desarrollo del sector no se creía necesario invertir en innovación. Y ahora, hay pocas empresas con músculo y medios suficientes para poder hacerlo.

Pongamos por ejemplo cómo cambia el sector industrial, donde se está produciendo todo un proceso de Transformación Digital hacia lo que denominan Industria 4.0. Mientras que la fabricación de coches, por ejemplo, ha ido evolucionando con el paso de los años, las edificaciones continúan realizándose igual que siempre, en su mayoría ladrillo sobre ladrillo.

La cuarta revolución industrial tiene por objetivo lograr una mayor automatización de la producción y la eficiencia de recursos. Todo ello gracias a conceptos como la interoperabilidad, el uso de sistemas robotizados, gestión de cantidades masivas de información  (Big Data), cloud computing, internet of things (IoT), etc.

En la industria 4.0 estamos pasando de organizaciones monolíticas hacia organizaciones en las que la persona y el cliente son el centro. El cliente tiene cada vez más influencia principalmente porque la tecnología lo permite. Las rrss, la digitalización, el Big Data, y el resto de avances que se incorporan día a día a producción, favorecen la automatización de muchos procesos industriales, de logística y organización de la fabricación. La industria es capaz de conocer los hábitos y costumbres de sus clientes en tiempo real. Es capaz de adaptarse y producir en lotes cada vez más pequeños según los gustos de cada cliente, llegando incluso a la unidad, al producto / cliente.

Estos clientes ya están digitalizados y exigirán cada vez más a los fabricantes y constructores. Si pueden elegir el color de su coche, ¿por qué no van a poder elegir el color de su casa?

Háganse las siguientes preguntas para comprobar el estado de su organización:

– ¿Cómo vemos a los clientes?

– ¿Qué actitud tiene nuestra empresa frente a los cambios?

– ¿Qué actitud tenemos frente a los avances tecnológicos?

Por muy separados que veamos ahora estos dos mundos: el sector de la construcción y la transformación digital, la industrialización de la construcción es inevitable. Simplemente es un viaje sin retorno impulsado por los avances tecnológicos y una sociedad digitalizada. Los usuarios, inmersos en la transformación digital de la sociedad ya demandan mayor calidad y una forma diferente de relacionarse con las empresas constructoras que deberán estar también digitalizadas.

¿Cómo afecta la relación de la construcción con la industrialización y la transformación digital?

“La industrialización será fundamental para las empresas constructoras”, según ASPRIMA (Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid), que explica las perspectivas que tienen para el futuro del sector: La construcción es una industria más. Todo el proceso productivo, la compra del suelo, el proyecto, su gestión, etc. deben regirse por los mismos criterios de efectividad en todos los procesos como lo hace la industria. En este sentido los empresarios se preguntan cómo los procesos industriales pueden favorecer a la construcción.

Si bien hay iniciativas relacionadas con la prefabricación que llevan el proceso constructivo al interior de los talleres o factorías, no quiere decir que toda la industria deba ir por este camino. Deberán buscar en qué elementos de la construcción se puede incidir para ganar en eficiencia. Los sistemas industrializados como la tabiquería seca, sistemas de fachada y muros cortina, y todos esos componentes de alto valor tecnológico que puedan venir prefabricados de taller. La industrialización requiere de mano de obra cualificada más cara, y por tanto depende del mercado laboral y del coste de la mano de obra que se desarrollen más estos sistemas industrializados, o que sigamos poniendo ladrillo sobre ladrillo. En aquellos países donde la mano de obra es un recurso abundante y barato, la industrialización resulta ser una solución más cara aunque sea de mayor calidad. Por este motivo, la industrialización de la construcción se está desarrollando antes en aquellos países de nuestro entorno donde la mano de obra está más cualificada y los sueldos son mayores, como por ejemplo los países más desarrollados de Europa.

Resulta imprescindible que los procesos constructivos obedezcan a cierta lógica industrial, aunque hay muchos aspectos en el sector de la construcción que no obedecen completamente a una lógica de eficiencia, como el fin social de la vivienda, la estética, o la propia regulación económica, política y administrativa.

Cuando estos sistemas industrializados se generalicen en la construcción veremos si afectan también a la Arquitectura, al concepto mismo del diseño, los acabados y la distribución de los espacios.  Si los arquitectos del Movimiento Moderno en la primera mitad del s.XX reflejaron en sus edificios el cambio de paradigma, de estética y la tecnología de su época, es de esperar que la sociedad digital y la industrialización de la construcción tengan también su propia estética.

“Ha comenzado una gran era. Existe un espíritu nuevo” La máquina de habitar, Le Corbusier.

En opinión de José Luis Zimmermann, director general de Adigital, (Asociación de la Economía Digital), “De la aplicación de la tecnología a los procesos y las herramientas viene la mejora de la productividad, y no conviene quedarse al margen de este proceso.” Todas las actividades que están en la cadena de valor de la construcción también evolucionan, y eso más pronto que tarde va a empujar al sector. Entre estas actividades están las decisiones previas de cualquier promoción, y herramientas digitales como el Big Data pueden ayudar a las empresas.

El Big Data debe ayudar a tomar decisiones de un modo mucho más objetivo en base a toda la información que los usuarios dejamos en la Red. La inclusión de la tecnología Big Data en la industria de la construcción supone una herramienta para mejorar la eficiencia de todos los procesos. La instalación de sensores en un edificio nos proporciona una inmensa cantidad de información que podemos absorver a través del uso que le dan nuestros clientes finales al edificio. El problema con tanta información es saber discernir qué datos nos aportan verdadero valor, y cuales podemos obviar.

Gracias a esta nueva tecnología podemos aprender del uso personalizado que hace cada cliente de su vivienda, costumbres, hábitos de uso y consumo, etc. Esta información, debidamente filtrada y procesada debería servirnos para ser más eficientes durante el proceso constructivo, pero especialmente para el mantenimiento y el facility management durante la vida útil del edificio. ¿Nos servirían también todos estos datos para acercarnos al estándar que tienen en la industria para la personalización de cada lote, de cada vivienda?

Los propios procesos de gestión también están cambiando con la inclusión de la Web 2.0 y la tecnología móvil cada vez más presente en las obras. Una nueva forma de trabajar, o Project Management 2.0  a través de aplicaciones móviles nos facilitan la gestión pudiendo comprobar el estado actual de cada proyecto, comunicarlo con todo el equipo, actualizar los informes de estado en tiempo real… de todos tus proyectos… en el móvil. La forma de relacionarnos con la información cambia drasticamente gracias a la facilidad con la que podemos acceder a ella, luego esto también afecta a la transparencia y a la cultura de las empresas respecto al uso y tratamiento de la información.

La impresión 3D es cada vez más accesible y tiene más aplicaciones. En la construcción está sirviendo de momento para la creación de modelos a escala de los edificios y construcciones, pero se investiga en aplicaciones directas sobre el proceso de construcción, al igual que con robots especializados que utilizan todo el conocimiento aplicado en la industria 4.0 pero en el tajo de la obra. De momento parecen anécdotas en un mar de cemento, pero me imagino que los operarios de las fábricas pensarían lo mismo hace 40 años cuando vieron aparecer los primeros brazos mecanizados por la línea de montaje.

La industrialización de la construcción podría acercarnos a edificar sin variaciones en los costes, al igual que hacen en las líneas de montaje. Para alcanzar este objetivo, la creación de modelos virtuales, prototipos, gemelos o la realidad virtual suponen ya un avance técnico que facilita descubrir fallos en el diseño antes de empezar a construir.  Esta forma de construcción, en la que se tienen muy en cuenta los recursos, va muy ligada a diferentes herramientas que han visto la luz gracias a la transformación digital, como es BIM (Building Information Modeling). Este sistema de representación de los proyectos permite generar y gestionar los datos de un edificio, pudiendo compartir esta información con todos los agentes involucrados en el diseño, construcción, usuarios y mantenimiento del edificio durante todo su ciclo de vida .

Otros ejemplos de innovación aplicados a la construcción son los drones, que gracias a software específico son capaces de monitorizar y actualizar el estado de evolución de una obra.

Estos procesos de transformación digital de las empresas es la vía para aumentar la competitividad de las empresas, según Rosa García, Presidenta de Siemens España. Esta transformación digital afectará a la construcción principalmente en tres áreas. La primera será en la manera de producir, “se industrializará el sector“. El segundo segmento que sufrirá cambios será el de la demanda, ya que los clientes exigirán más a los constructores. Y por último, la transformación también influirá en el producto final terminado.

Uniendo los puntos: Hacia la Construcción 4.0

La innovación y los avances tecnológicos han cambiado el panorama y los paradigmas que estaban presentes hasta nuestros días, modificando la relación que existe entre la sociedad, los consumidores, y las empresas. Por ello, cuanto más desarrollamos nuestra tecnología, más importante es conocer nuestra naturaleza humana: Nos vienen a la mente términos como imaginación, sentimientos, contradicciones, magia…

En todo lo referente a la transformación digital de cualquier sector no sólo hablamos de tecnología: sino de PERSONAS, de CULTURA, de PARADIGMAS.

Los planes para la transformación digital de las empresas de construcción deberían centrarse en dos pilares:

–  ¿Cómo vamos a incorporar al CLIENTE a las decisiones de negocio?

– ¿Cómo vamos a incorporar la TECNOLOGÍA a los procesos de nuestra industria?

Y una pregunta clave para los Project Managers:

– ¿Estamos los Directores de Proyectos preparados para acompañar a las empresas en este proceso de digitalización?

La Transformación Digital de la Construcción supondrá un buen número de nuevos proyectos, un cambio de paradigma y un cambio en la cultura de las empresas, y los Project Managers tienen que convertirse en los agentes de cambio que faciliten todo este proceso.

 

 

Este artículo ha sido escrito por: 

  • Carlos Pampliega. Arquitecto, Consultor en Gestión de Proyectos y especialista en Project Management. Carlos es uno de los fundadores de la firma SALINERO PAMPLIEGA Project Management cuyo objetivo es optimizar los activos del cliente. Fundador de CASTILLA LEON BUSINESS LEADERSHIP responde a los retos de desarrollo y expansión de las empresas aplicando la Dirección de Proyectos a la Gestión del Cambio y la Innovación.
  • Si quieres saber más sobre Carlos puedes ver su perfil en Linkedin  
  • Puedes contactar con Carlos en: @CJPampliega 

 

 

 

 

4 comentarios

  1. CA
    CARLOS

    Carlos, estupendo articulo que invita a la reflexión.
    Un placer leerte.
    Saludos

  2. C4
    Construcción 4.0: Nuevos retos para el Project Manager en la Edificación

    […] siguiente artículo se publicó originalmente en la serie de Guest Blogging de CertificaciónPM, sobre la actualidad del sector de la […]

  3. CR
    Carlos Rúa

    …es una gran apuesta y exige movernos a otro ritmo, tener adaptación al cambio y buscar medios que permitan a los reales ejecutores (Recurso humano operativo) alcanzar mejores niveles de formación y especialización desde lo conceptual de cada proceso que estos ejecutan, a su resultado (en integración otros procesos) articulado para la obtención final o entregable final de un proyecto…

    Muy buen Articulo.
    saludos.

  4. Ju
    Judith

    Grandes avances en la tecnología de realidad virtual van ha hacer que las empresas gasten muy poco en recursos y que los consumidores puedan valorar mucho mejor un producto. Dejo este post relacionado dónde se explican varios tipos de software de realidad virtual aplicados a empresa.

    http://cardboard360.es/proyectos-software-realidad-virtual-empresas/

    Gran aporte.

    Saludos!